LA VIDA SIN COLOR

 Capítulo 1

Desde  que  era  pequeño  y  desde  que  tenía  uso  de  razón,  a  Essien,  todos  le  habían  considerado  una  persona  algo  particular.  Incluso  antes  de  nacer,  su  familia  ya  era  consciente  de  ello,  pues  los  sabios  ancianos  de  la  tribu  lo  habían  presentido  así  en  muchas  ocasiones. Según  decían  ellos,  él  nacería  en  la  época  de  la  lluvia,  una  temporada  en  la  que  los  Dioses  bendecían  la  árida  tierra  con  su  agua  cristalina,  despertando  así  la  felicidad  de  todos  los  habitantes  del  poblado.

   -Vuestro  hijo  será  especial. -Susurraba  el  hombre  más  viejo  del  pueblo  mientras acariciaba  el  vientre  de  Kisai,  madre  de  Essien. -Su  nacimiento  será  una  bendición,  al  igual  que  lo  son  las  lluvias  en  tiempos  de  sequía.  -El  anciano  guardó  silencio  durante  unos  segundos  y  volvió  a  hablar.-  ¿Cuál  será  su  nombre?

  -Essien. -Respondió  ella  con  una  leve  sonrisa  en  los  labios.  Tomó  aire  y  continuó  hablando.-  Este  es,  por  el  momento,  el  único  embarazo  que  no  me  ha  causado  dolor  alguno.

 Aquella  noche,  unos  gritos  desgarradores  despertaron  a  todos  los  habitantes  del  poblado.  El  ambiente  se  volvió  confuso  e  intranquilo  ya  que  nadie  conocía  el  por  qué  de  tales  alaridos.

   -Tal  vez  alguien  está  siendo  atacado  por  alguna  bestia  de  la  selva. -Decían  algunos.

  -Los  Dioses  deben  de  estar  furiosos. -Aseguraban  otros.

 Pero  la  realidad  era  bien  distinta.  Los  gritos  no  eran  provocados  por  ningún  hombre  herido,  ni  mucho  menos  se  trataba  de  la  ira  de  los  Dioses.  En  verdad,  el  continuo  griterío  lo  provocaba  el  dolor  que  Kisai  sentía  por  todo  su  cuerpo.  Hacía  apenas  una  hora  que  había  comenzado  a  sentir  un  malestar  general.  Al  principio  la  molestia  era  una  simple  escusa  para  poder  descansar  por  un  momento,  pero  esa  leve  sensación  fue  transformándose  poco  a  poco  en  un  intenso  dolor  que  la  hizo  retorcerse.  Ya  había  sentido  ese  sufrimiento  durante  tres  de  sus  cinco  partos,  pero  ninguno  le  había  causado  tanto  agotamiento  y  angustia  como  estaba  resultando  este  último.  Los  nueve  meses  de  embarazo  habían  transcurrido  sin  ningún  tipo  de  problemas.  La  salud  la  había  acompañado  en  todo  momento,  tanto  a  ella  como  al  niño  que  crecía  en  sus  entrañas.  Pero,  sin  duda,  el  calvario  que  en  esos  momentos  tenía  que  soportar  era  una  clara  muestra  de  la  particularidad  de  su  hijo.

 Tras  averiguar  al  fin  el motivo  del  griterío,  varias  personas  se dirigieron  a  la  pequeña  cabaña  en  la  que  se  encontraba  Kisai.  Entre  aquellas  personas  se  encontraba  el  anciano  que  horas  antes  había  hablado  con  ella  sobre  la  singularidad  de  su  hijo.  Su  interés  por  acudir  a  la  casa  donde  la  madre  estaba  dando  a  luz  no  era  otro  que  el  de  ser  el  primero  en  coger  entre  sus  brazos  a  ese  niño  al  que  todos,  incluido  él  consideraban  especial.

   -Mujer,  si  no  rezas  a  los  Dioses  estos  no  te  ayudarán  a  aliviar  tu  dolor. -Repetía  una  y  otra  vez  Kwane,  marido  de  Kisai ,  demostrando  así  la  poca  empatía  que  sentía  hacia  su  mujer.-  Vamos,  tienes  que  hacerlo  mejor.  ¿Quieres  que  estemos  aquí  toda  la  noche?

 Las  palabras  de  su  marido  pasaban  inadvertidas  para  ella,  que  había  aprendido  a  vivir  con  la  maldad  y  la  crueldad  con  la  que  su  marido  la  había  tratado  desde  el  día  de  su  boda.  Para  él,  su  esposa  era  una  simple  máquina  de  reproducción  que  hasta  ahora  funcionaba  muy  bien,  pues  le  había  dado  cinco  hijos  varones,  todo  un  orgullo  para  un  hombre.  Ahora,  lo  que  más  ansiaba  en  esos momentos era  que  la  criatura  que  estaba  a  punto  de  nacer  también  fuera  un  varón.

   -Vamos,  lo  peor  ya  ha  pasado.  -Decía  cariñosamente  una  de  las  mujeres  que  la  ayudaban.

 Los  gritos  siguieron  prolongándose  durante  varias  horas,  hasta  que  al  fin,  dio  el  empujón  definitivo  que  llevaría  a  Essien  a  la  vida.  Los  alaridos  provocados  por  la  madre  cesaron  al  instante  para  dar  paso  al  llanto  del  crío,  que  lloraba  desconsoladamente  al  ver  el  mundo  frío  y  hostil  en  el  que  ahora  se encontraba.

En  aquel  mismo  instante,  el  planeta  parecía  haberse  parado  en  seco.  Nadie  podía  reaccionar  ante  lo  que  sus  ojos  estaban  viendo.  Las  mujeres  miraban  sorprendidas  el  retoño,  los  hombres  lo  examinaban  con  asco  y  el  sabio  anciano  ni  si  quiera  sabía  cómo  sentirse.

 -Sa…Sabio  anciano.  -Acertó  a  decir  una  mujer.-  ¿No  deseaba  ser  el  primero  en  coger  al  niño?

  -¡No! ¡No!  -Gritó  alarmado  y  asustado  el  viejo.-  Yo  no  he  dicho  nada  de  eso.

  -Mujer,  ¿cómo  has  podido  engañarme?  -Interrumpió  Kwane-  Ese  niño  no  es  mio.  -Se  acercó  lentamente  hacia  el  bebé  que  yacía  en  el  suelo  y  lo  miró  más  detenidamente.-  Este  niño… ¡Este  niño  es  blanco!

  -Ese  niño  es  albino.  -Dijo  un  hombre  que  acababa  de  llegar.-  Lo  sé  porque  en  el  mercado  se  venden  a  muy  buen  precio  las  partes  del  cuerpo  de  los  albinos,  pues  son  amuletos  para  la  buena  suerte.

  -¿Tan  bien  lo  pagan? -Preguntó  curiosamente  el  padre  del  pequeño.

  -Nadie  venderá  a  mi  hijo. -Las  palabras  salieron  con  firmeza  por  la  boca  de  Kisai,  oponiéndose  así  por  primera  vez  a  su  marido.

 Capítulo 2

 Los  ojos  grisáceos,  la  piel  pálida  como  la  leche,  pero  rosada  cuando  la  acariciaba  el  sol,  el  pelo  blanco  ensortijado  y  las  cejas  y  pestañas  descoloridas   eran  las  características  más  peculiares  de  Essien.  Su  madre  le  había  contado  miles  de  veces  el  inolvidable  momento  en  el  que  él  había  llegado  al  mundo.  Según  le  había  explicado  ella,  todas  las  personas  que  en  ese  momento  se  encontraban  allí  se  sorprendieron  mucho  al  verlo  por  primera  vez.  Nadie  podía  evitar  sentir  admiración  hacia  el  pequeño  niño  que  acababa  de  nacer,  pues  sabían  que  era  especial,  que  no  era  como  los  demás  miembros  de  la  tribu.  Incluso  sentían  cierta  envidia  por  él;  en  el  fondo  les  molestaba  la  idea  de  que  algún  día  él  llegara  a  conseguir  cosas  extraordinarias,  imposibles  de  alcanzar  por  ningún  otro  hombre.

Aquella  historia  sobre  su  propia  vida  fascinaba  muchísimo  al  pequeño  albino,  que  se  imaginaba  así  mismo  convertido  en  un  hombre  importante  en  un  futuro.

   -Pero  mamá,  ¿por  qué  yo  tengo  que  tener  la  piel  clara  y  mis  hermanos  la  piel  oscura? -Preguntaba  ingenuamente  Essien  a  su  madre.

  -Porque  tú  eres  especial,  algo  de  lo  que  no  todo  el  mundo  puede  disfrutar.-Contestaba  su  madre  cariñosamente.

  -¿De  qué  me  sirve  ser  especial  si  todo  el  mundo  me  mira  con  desprecio?  Incluso  padre  me  menosprecia.

  -Nadie  te  mira  con  desprecio,  hijo. -Y  mientras  decía  esto,  Kisai  lo  abrazaba  contra  su  pecho  para  poder  finalizar  la  incómoda  conversación.

 Para  ella,  era  una  tortura  tener  que  mentir  a  su  hijo.  La  gente  no  sintió  admiración  hacia  él  la  primera  vez  que  lo  vieron.  Al  contrario,  sintieron  cierta  repugnancia  hacia  esa  criatura  que  era  distinta  a  todos  ellos.  También  a  su  marido  le  desagradaba  Essien.  Desde  que  vio  su  pálida  piel  algo  en  él  le  dijo  que  debería  odiar  a  ese  niño  durante  el  resto  de  sus  días,  aunque  este  fuera  hijo  suyo.  Esto  la  apenaba  aún  más  a  Kisai,  pues  veía  en  él  a  un  pobre  niño  inocente  e  indefenso  al  que  tenía  que  proteger.

 Capítulo 3

 Para  los  niños  de  la  tribu,  ninguna  estación  del  año  era  un  inconveniente  para  poder  divertirse.  En  verano  jugaban  durante  largas  horas  por  la  selva,  imaginando  que  cazaban  grandes  leones  a  los  que  después  arrancarían  los  dientes  para  fabricar  collares  y  pulseras  y  en  invierno  jugaban  cerca  del  poblado,  ideando miles  de  formas  para  pasar  el  tiempo.  Pero  Essien  no  lo  tenía  tan  fácil.  Su  piel  no  soportaba  los  abrasadores  rayos  de  sol,  pues  esta  era  tan  frágil  y  delicada  como  las  alas  de  las  mariposas.  Apenas  podía  salir  de  su  casa  si  el  cielo  no  estaba  nublado,  siendo  esto  un  gran  inconveniente para  él,  que  ansiaba  poder  disfrutar  como  los  demás  niños.  Todas  las  noches  en  su  pequeña  cama  de  paja  soñaba  que  era  un  gran  explorador,  que  viajaba  por  todos  los  lugares  del  mundo  sin  tener  que  preocuparse  porque  el  sol  estuviera  muy  alto  o  que  el  cielo  no  estuviera  nublado.  Pero  eso,  por  desgracia,  era  simplemente  uno  de  los  muchos  sueños  que  se  quedaban  en  su  incómodo  catre.

   -Madre,  ¿puedo  salir  a  jugar?  -Preguntó  Essien  mientras  veía  salir  a  sus  hermanos  por  la  puerta.

  -Pues… -Vaciló  Kisai.-  Sabes  que  no  es  bueno  para  ti…

  -Pero  ha  llovido  y  apenas  se  ve  el  sol. -Insistió  para  lograr  convencer  a  su  madre.

  -Está  bien. -Aceptó  al  fin  resignada.

 El  pequeño  no  perdió  ni  un  segundo  y  salió  corriendo  de  su  casa.  Al  principio  no  sabía  con  qué  podría  entretenerse;  no  conocía  los  juegos  a  los  que  normalmente  jugaban  los  demás  niños.  Se  sentía  un  poco  aburrido  e  incluso  algo  decepcionado  con  el  mundo  fuera  de  casa,  puesto  que  no  estaba  disfrutando  en  absoluto  del  placer  de  poder  salir.

 Harto  de  estar  sentado  en  el  suelo  sin  saber  a  que  jugar,  decidió  dar  un  paseo  por  la  selva,  que  en  estos  momentos  se  encontraba  cubierta  por  una  fina  capa  de  agua  a  causa  de  las  recientes  lluvias.  No  sabía  hacia  dónde  dirigirse,  no  estaba  acostumbrado  a  caminar  solo  por  aquel  frondoso  lugar.  Sus  pies  continuaron  moviéndose  sin  un  rumbo  fijo  hasta  que  se  topó  con  un  gran  barrizal  que  le  impedía  seguir  su  camino.  Metió  uno  de  sus  blancos  y  descalzos  pies  en  el  barro  para  asegurarse  de  que  lo  podía  cruzar  sin  hundirse  en  él  y  cuando  lo  sacó  descubrió  algo  que  le  fascinó. Su  pie  ahora  era  oscuro,  muy  parecido  a  la  piel  de  sus  hermanos  y  de  los  habitantes  del  poblado.  En  ese  mismo  instante,  algo  apareció  en  su  mente.  Primero  metió  el  pie  ya  cubierto  de  barro,  luego  metió  el  otro  lentamente,  disfrutando  de  aquella  maravilla  que  le  permitía  ser  como  los  demás.

 Capítulo 4

 La  desesperación  inundó  el  cuerpo  de  Kisai.  No  faltaba  mucho  para  que  el  sol  se  escondiera  por  completo,  dejando  así  al  poblado  en  la  oscuridad  más  absoluta,  y  Essien  aún  no  había  vuelto  desde  que  salió  a  jugar.  Era  consciente  de  que  su  hijo  no  conocía  bien  las  zonas  exteriores  del  poblado  como  los  demás  niños;  no  solía  salir  fuera  de  casa,  y  menos  aún  sin  su  compañía

 -Tal  vez  se  ha  entretenido  con  alguien. –Sugirió  el  hermano  mayor  de  Essien.

  -O  puede  que  un  león  se  lo  haya  comido.  –Dijo  otro  de  los  hermanos  sarcásticamente.

  -Nadie  se  ha  comido  a  nadie. –La  voz  de  la  madre  sonó  seca  y  angustiada.

  -Tienes  razón,  un  león  no  se  comería  a  una  persona  descolorida. –El  comentario  provocó  la  carcajada  de  todos  los  hermanos,  haciendo  que  derramaran  lágrimas  por  la  risa.

  -¡Callaos! ¡Callaos! -Gritó  llena  de  rabia.-  No  tenéis  ningún  respeto  por  vuestro  propio  hermano.

 En  ese  mismo  instante  una  pequeña  figura  comenzó  a  acercarse  a  la  cabaña  en  la  que  todos  se  encontraban.    Kisai  se  asomó  a  la  puerta  con  la  esperanza  de  que  fuera  su  hijo,  aunque  lo  dudaba,  pues  aquella  irreconocible  persona  tenía  la  piel  muchísimo  más  oscura  que  él.  La  figura  cada  vez  estaba  más  cerca,  tan  sólo  le  faltaban  unos  metros  para  llegar  a  la  casa.  Entonces  lo  reconoció  y  suspiró  aliviada.  Era  Essien,  pero  algo  había  cambiado  en  él,  pues  todo  su  cuerpo  estaba  recubierto  de  barro.

    -¡Gracias  a  los  Dioses  que  estás  bien! -Abrazó  fuertemente  a  su  hijo,  sin  importarle  que  ella  también  acabara  cubierta  de  barro.- ¿Pero  dónde  te  habías  metido?

No  tuvo  tiempo  de  contestar  a  la  pregunta  de  su  madre,  pues  en  cuestión  de  segundos  su  padre  apareció  furioso,  con  la  ira  y  el  odio  marcados  en  la  cara  como  era  habitual.

   -¿Qué  diablos  has  hecho? –Preguntó  enfurecido  Kwane.

 Este  se  acercó  con  la  mano  abierta  a  Essien,  que  cerraba  fuertemente  los  ojos.  Uno  tras  otro,  fue  soportando  los  golpes  que  su  padre  le  propinaba  sin  consideración  ninguna.  Mientras  tanto,  él  no  paraba  de  preguntarse  una  y  otra  vez  por  qué  le  castigaba  ahora.  Desde  siempre,  su  padre  le  había  odiado  por  tener  la  piel  y  el  pelo  blanco,  pero  ahora  que  él  había  conseguido  la  forma  de  tener  la  piel  tan  oscura  como  los  demás  no  había  motivo  alguno  para  enfadarse  con  él.  El  dolor  físico  ya  no  existía  para  él,  pues  lo  único  que  le  hería  realmente  era  no  ser  querido  por  nadie,  ya  fuera  de  color  blanco  o  de  color  negro.

 Capítulo 5

El  sol  aún  no  había  mostrado  sus  primeros  rayos  cuando  Essien  comenzó  a  desperezarse  en  su  pequeña  e  incómoda  cama.  La  mañana  era  fría,  algo  poco  usual  en  aquella  época  del  año,  pero  él  lo  prefería  así.  Le  encantaban  los  días  fríos  y  grises  en  los  que  no  había  ningún  problema  para  salir,  pues  no  había  peligro  alguno  de  quemarse  la  piel.  Mientras  continuaba  despertándose,  escuchó  varias  voces  y  cuchicheos  procedentes  de  la  habitación  contigua  a  esa.  Lentamente  fue  acercándose  a  la  pared  hasta  pegar  su  oreja  a  esta  para  poder  escuchar  mejor  la  conversación.  Apenas  podía  entender  de  qué  estaban  hablando,  ya  que  tan  solo  lograba  percibir  algunas  palabras  sueltas.

   -…buen  precio…no  se  arrepentirá.

 No  conocía  aquella  voz  así  que  continuó  escuchando.

   -… ¿cuándo  se  irá?…-Logró  reconocer  aquella  voz.  Era  su  padre  que  hablaba  con  otro  hombre  al  cuál  no  conocía.

 Estaba  decidido  a  permanecer  el  tiempo  que  hiciera  falta  con  la  oreja  pegada  a  la  pared  con  el  fin  de  lograr  entender  todo  lo  que  se  decía  en  aquella  habitación.  Apenas  se  movía,  pues  no  quería  hacer  ningún  ruido  para  evitar  que  alguna  palabra  importante  se  le  escapara.  Pero  de  pronto  y  para  su  sorpresa,  el  murmullo  desapareció.  Ya  nada  se  escuchaba,  ni  siquiera  un  simple  ruido.

   -¡Essien! ¡Essien! -Su  padre  lo  llamó  alterado,  interrumpiendo  así  el  tranquilo  silencio.- Ven  aquí,  corre.

  -Dime,  padre. –Su  voz  mostrada  cierta  excitación.

  -Coge  tus  cosas. –Kwane  sonrió  mostrando  así  una  gran  dentadura.-  Te  vas  con  este  señor.

 Essien  no  se  había  percatado  de  aquel  hombre  hasta  que  su  padre  lo  mencionó.  Cuando  lo  miró  se  sintió  ciertamente  feliz,  pues  por  una  vez  en  su  corta  vida  no  era  la  única  persona  en  la  tribu  que  tenía  la  piel  pálida.  Clavó  los  ojos  en  su  cara  y  lo  analizó  lentamente,  examinando  cada  detalle  de  aquel  rostro  tan  peculiar  y  nuevo  para  él.  La  frente  estaba  poblada  por  varias  arrugas,  semejantes  al  recorrido  de  los  ríos,  los  ojos,  verdosos  como  las  hojas  de  los  árboles,  estaban  ligeramente  rasgados  y  la  nariz,  al  contrario  que  la  del  pequeño  albino  no  era  ancha  y  chata,  sino  fina  y  respingona.

  -¿Me  has  oído? —Las  palabras  de  su  padre  lo  sacaron  de  sus  pensamientos.–  Coge  tus  cosas,  tienes  que  irte  dentro  de  poco.

  -¿Irme?  Pero,  ¿a  dónde? -No  le  gustaba  para  nada  eso  de  irse  con  un  extraño.

  -Haz  lo  que  te  digo  sin  rechistar. –Mientras  decía  esto,  Kwane  extendió  la  mano  hacia  el  hombre  de  la  piel  blanca  para  recibir  una  gran  cantidad  de  billetes.

  -Yo  no  quiero  irme  a  ningún  lado.

  -¿Desde  cuándo  eliges  tú  las  cosas? –El  padre empezaba  a  enfadarse  ante  la  oposición  de  su  hijo.—Venga,  vamos.

  -Deja  que  me  quede. –Apenas  podía  impedir  los  sollozos.

  -No puedo  esperar  más. –Dijo  el  hombre  de  los  ojos  verdosos.-  O  se  viene  ya  o  me  voy  sin  él.

  -Ya  lo  has  oído.-Refunfuñó  Kwane  a  la  vez  que  contaba  el  manojo  de  billetes.-  Muévete  de  una  vez.

  -¡No! –Essien  no  estaba  dispuesto  a  ceder  a  lo  que  su  padre  le  ordenaba.

  -He  dicho  que  te  muevas.

 Irritado  y  cabreado  cogió  a  su  hijo  por  los  brazos,  obligándolo  así  a  salir  fuera  de  la  cabaña,  donde  una  pequeña  camioneta  lo  esperaban  a  él  y  al  hombre  pálido.  Comenzó  a  llorar  y  a  gritar  desconsoladamente,  consiguiendo  despertar  a  su  madre  que  corrió  asustada  hacia  los  gritos  de  su  pequeño.

   -¡Essien! -Kisai,  llena  de  angustia  intentó  liberar  a  su  hijo  de  las  garras  de  su  padre,  pero  este  la  golpeó,  evitando  así  que  pudiera  ayudarlo.

 Kwane,  después  de  mucho  esfuerzo  y  sudor  logró  meterlo  en  la  camioneta.  Esta  comenzó  a  moverse,  aumentando  así  la  desesperación  de  Essien,  que  no  podía  parar  de  llorar.  Su  madre,  aún  tirada  en  el  suelo  por  el  golpe  recibido,  observó  impotentemente  como  su  hijo  se  alejaba  de  ella.  Así  que,  sacando  fuerzas,  se  puso  en  pie  rápidamente  y  persiguió  al  coche  hasta  que  sus  pies  aguantaron.

  -Essien…-Susurraba  casi  sin  voz  mientras  miles  de  lágrimas  se  deslizaban   velozmente  por  sus  mejillas,  observando  cómo  perdía  a  lo  más  importante  de  su  vida.

 Capítulo 6

 Kisai  jamás  perdió  la  esperanza  de  que  su  hijo  volviera.  Por  las  mañanas,  convencida  de  que  Essien  volvería,  permanecía  sentada  en  una  gran  roca  que  había  cerca  de  su  cabaña,  esperando  la  llegada  de  su  hijo.  No  importaba  si  hacía  frío,  si  la  lluvia  era  espesa  o  si  el  sol  era  abrasador,  ella  nunca  se  movía  de  allí  pasase  lo  que  pasase.

 Pero  los  años  comenzaron  a  pasar,  y  su  pequeño  aún  no  regresaba.  El  primer  mes  sin  él,  su  rostro  estaba  colorado  debido  a  todas  las  lágrimas  que  derramó,  sin  embargo,  en  el  segundo  mes  de  su  ausencia  no  lloró  en  ningún  momento.  Nadie  encontraba  explicación  alguna  de  por  qué  había  dejado  de    hacerlo.  Algunos  decían  que  había  superado  la  pérdida  de  su  hijo,  otros,  simplemente  decían  que  se  había  vuelto  loca.  Pero  loca  o  no,  ella  continuó  esperando  sentada  sin  perder  la  ilusión.

 Por  desgracia  para  todos  las  personas  de  la  tribu,  los  temidos  tiempos  de  sequía  comenzaron  a  llegar,  prolongándose  mucho  más  tiempo  de  lo  esperado.  El  agua  desapareció  por  completo  de  los  lagos,  quedándose  estos  extremadamente  secos  y  áridos  y  los  animales,  sin  fuerzas  para  continuar  sobreviviendo,  buscaban  agotados  cualquier  cosa  que  pudiera  hidratarles.  Para  las  personas  de  la  tribu  y  de  los  alrededores  era  verdaderamente  difícil  vivir  en  tales  condiciones,  pues  ya  ni  siquiera  tenían  comida.  A  menudo  era  normal  ver  cómo  alguna  desdichada  familia  perdía  a  su  seres  queridos,  aceptando  resignados  el  destino  que  los  Dioses  les  habían  asignado.  Muchos  niños  morían  fuera  de  sus  casas,  sentados  en  el  suelo  mientras  apoyaban  la  espalda  en  el  tronco  del  árbol  que  les  concedían  una  pequeña,  pero  favorable  sombra.

 El  caos  reinaba  en  cada  rincón  de  la  selva  debido  a  la  interminable  sequía  que  tanto  dolor  y  sufrimiento  estaba  provocando  a  tantas  personas,  pero  aún  así,  Kisai  continuaba  sentada  cerca  de  su  casa  con  la  piel  deteriorada  por  el  sol,  esperando  la  llegada  de  su  pequeño  Essien.

 Capítulo 7

Desesperada  y  fatigada,  una  mujer  corría  sin  descanso  mientras  buscaba  el  campo  de  refugiados  del  que  tanto  había  oído  hablar.  Entre  sus  brazos,  sostenía  a  una  pequeña  niña  desnutrida,  en  la  que  hacía  tiempo  que  sólo  se  veían  huesos  y  piel.  Agarrada  al  pecho  de  su  madre,  esta  luchaba  por  mantenerse  viva  durante  unos  segundos  más  hasta  que  pudiera  mojarse  ligeramente  los  labios  con  algunas  gotas  de  agua. Los  pies  de la  pobre  madre  ardían  con  cada  paso  que  daba;  había  estado  caminando  durante  horas,  buscando  fallidamente  el  lugar  en  el  que  podrían  ayudar  a  su  hija.

Pero  cuando  parecía  que  todo  estaba  perdido,  que  la  madre  se  rendiría  y  ambas  morirían  bajo  el  ardiente  sol,  encontraron  su  salvación.  El  campo  de  refugiados  estaba  delante  de  ellas.  Sin  perder  el  tiempo,  la  mujer  rápidamente  comenzó  a  buscar  un  médico  que  pudiera  atender  a  su  pequeña.  Preguntaba  a  cada  hombre  o  mujer  que  encontraba  por  su  camino  si  conocía  a  algún  doctor,  pero  no  recibía  ninguna  respuesta.  Todas  las  personas  de  aquel  triste  lugar  estaban  demasiado  exhaustas  como  para  pronunciar  palabra  alguna.  La  sequía  se  había  llevado  sus  voces  además  del  agua.

 Después  de  una  larga  búsqueda  encontró  un  improvisado  y  pequeño  hospital  en  el  que  había  muchos  otros  enfermos  como  su  hija.  Mientras  respiraba  profundamente  para  volver  a  recobrar  el  aliento,  recorrió  con  la  mirada  cada  rincón  de  ese  lugar.  Las  enfermeras  iban  de  un  lado  para  otro,  trabajando  sin  descanso  y  atendiendo  las  súplicas  de  tantas  personas  moribundas.

   -¿Puedo  ayudarla,  señora? –Dijo  una  voz  tras  ella.

 La  mujer  se  sobresaltó  al  mismo  tiempo  que  se  giró  para  ver  la  cara  del  hombre  que  le  estaba  hablando.

   -Necesito  ayuda. Mi  hija…-Apenas  conseguía  hablar,  pues  aquel  hombre  la  inquietaba.- Ella…

  -Sí,  sé  lo  que  ocurre. –El  médico  acarició  la  frente  de  la  niña  que  aún  seguía  en  los  brazos  de  su  madre.-  Acompáñeme,  por  favor.

 Capítulo 8

 Mientras  el  médico  atendía  a  la  niña  la  mujer  lo  observaba  con  cautela.  Desde  que  había  visto  por  primera  vez  ese  rostro  pálido  y  delgado  una  extraña  curiosidad  por  saber  todo  sobre  aquel  hombre  la  invadió  por  completo.  Decidida  a  averiguar  la  vida  del  joven  doctor  suspiró  y  comenzó  a  preguntar.

  -¿De  dónde  es  usted,  doctor?

  -De  todas  partes. –Contestó convencido.

 La  mujer  no  se  quedó  satisfecha  con  esa  respuesta  así  que  continuó  indagando  en  el  asunto.

   -Nadie  es  de  todas  partes.

  -Lleva  toda  la  razón,  señora. –Dijo.- Pero  mi  caso  es  una  excepción.  Viajo  mucho; nunca  estoy  durante  demasiado  tiempo  en  un  lugar  en  concreto.  No  he  parado  de  viajar  desde  que  tenía  diez  años.

  -¿En  serio?-Preguntó  sorprendida  la  mujer.- Eso  debe  ser  agotador.

  -En  ocasiones,  pero  me  hace  feliz  ayudar  a  todas  las  personas  que  encuentro  en  mis  viajes.

 El  simpático  doctor  sonrió  y  continuó  examinando  a  la  pequeña,  la  cual  se  había  recuperado  un  poco  después  de  beber  agua.

La  mujer  habló  de  nuevo.

  -Tiene  suerte  de  ser  blanco.  Una  persona  de  color  nunca  habría  conseguido  llegar  a  ser  alguien  importante  como  usted.

 El  médico  quedó  paralizado  ante  tales  palabras.  Tomó  aire  y  chasqueó  la  lengua.

   -¿Es  eso  lo  que  realmente  cree usted,  señora?

  -Por  desgracia  lo  creo  y  lo  afirmo.

  -¿Acaso  una  persona  de  color  no  puede  llegar  a  ser  importante? –Preguntó  nervioso.

  -Claro  que  no.  Fíjese  en  mi  piel.  Oscura  como  la  noche  sin  luna  llena.  Fíjese  en  usted.  Es  blanco.  Las  personas  como  yo  no  tenemos  posibilidades  en  este  mundo.

  -Con  el  debido  respeto,  señora,  se  equivoca  gravemente. Míreme  bien.  Mis  rasgos  son  como  los  de  usted,  pero  mi  piel  no  tiene  color,  nunca  lo  tuvo.  Durante  toda  mi  vida  he  sido  despreciado  tanto  por  personas  blancos  como  por  personas  de  color.  Nadie  me  aceptaba  en  ningún  sitio.  Era  una  persona  diferente  en  cualquier  lugar.  Observe  esto. –El  médico  le  enseñó  su  mano  izquierda  en  la  que  faltaba  un  dedo.

  -¿Cómo  se  hizo  eso? –Preguntó  ella  con  voz  temblorosa.

  -Mi  padre  me vendió  por  un  par  de  billetes  y  comida  a  un  hombre  que  había  conocido  en  la  ciudad.  Los  albinos  somos  considerados  un  mal  de  los  Dioses,  en  cambio,  nuestras  partes  del  cuerpo  son  amuletos  que  ahuyentan  las  desgracias.  Por  eso  me  falta  ese  dedo.

  -¿Le  dolió?

  -Por  muy  raro  que  parezca, al  principio  no.  No  era  consciente  de  todo  lo  que  estaba  sucediendo  a  mi  alrededor.  Luego  la  sangre  se  me  heló. Pensé  que  tanto  dolor  me  llevaría  a  la  muerte  en  cuestión  de  segundos.  Después  me  desmayé  y  permanecí  inconsciente  durante  varios  días.  –Recordaba  con  dolor.-  Lo  peor  fueron  las  infecciones  en  la  mano.

  -¿Pero  cómo  ha  conseguido  lograr  ser  lo  que  es  hoy  día  después  de  ser  vendido?

  -Tuve  suerte.  Gracias  a  algunas  buenas  personas  logré  escapar  de  aquel  lugar,  pues  de  no  haber  sido  así  habría  tenido un  futuro  incierto  con  ese  hombre.  No  habría  dudado  en  matarme. –El  médico  se  humedeció  los  labios  y  continuó  hablando.-  Durante  varios  años  no  paré  de  viajar.  Cada  noche  tenía  que  encontrar  un  sitio  en  el  que  dormir,  y  cada  mañana  tenía  que  buscar  algo  de  comida  para  llevarme  a  la  boca. Fue  verdaderamente  duro  para  mi,  pues  apenas  puedo  dar  dos  pasos  bajo  el  sol  abrasador.  Más  tarde  encontré  un  viejo  hospital  en  el  que  me  daban  asilo  a  cambio  de  cuidar  a  los  enfermos.  –Respiró  profundamente.-  Es  allí  donde  aprendí  todo  lo  que  hoy  se.

 La  mujer  lo  miró  fijamente  y  se  mantuvo  en  silencio.

  -Sí  señora. –Dijo  él  rompiendo  el  silencio.- No  soy  médico  oficialmente.

  -Su  historia  es  inquietante  y  asombrosa.

  -Lo  sé. –El  médico  cogió  las  manos  de  la  mujer  entre  las  suyas  y  las  apretó  con  fuerza.-  Nunca  crea  que  las  personas  de  color  no  pueden  llegar  a  triunfar  en  la  vida.  Tal  vez  no  tengan  medios  para  conseguirlo,  pero  eso  no  significa  que  no  puedan  lograrlo.  Todos  somos  iguales,  y  por  eso  tenemos  las  mismas  oportunidades.

  -Su  madre  es  afortunada  de  tener  un  hijo  con  tan  gran  corazón.

  -Lo  era. Falleció  hace  apenas  un  mes,  poco  tiempo  después  de  volver  a  verme  desde  hacía  muchos  años.

  -Lo  siento, -dijo  con  pena.- en  verdad  lo  siento  profundamente.

  -Nada  se  puede  hacer  ya. -Soltando  lentamente  sus  manos,  acarició  la  frente  de  la  pequeña  niña.

  -¿Cuál  es  su  nombre? –Preguntó  de  repente  la  mujer.

 El  médico  sonrió  y  se  pasó  la  mano  por  su  pelo  blanco  y  ensortijado.

 -Essien.

-Essien. –Susurró  ella.-  Jamás  olvidaré  su  nombre  y  lo  que  gracias  a  usted  he  aprendido  hoy.

FIN

La vida sin color, es una conmovedora historia sobre un niño africano que nace albino y se ve abocado a la superstición, al maltrato y la marginación de su propio padre y los miembros de la tribu.

La autora nos invita a reflexionar sobre el derecho a la vida, la dignidad, y cómo no, el gran valor que supone la ayuda a la infancia, como ofrenda de fraternidad.

Os animo a leer La vida sin color, relato de Esperanza García Ráez.