PAÍSES DESARROLLADOS

 

Un sol que riega los desiertos,
Castillos de arena en el viento,
Formando huracanes de esperanza,
Espesos, pesados, puntiagudos,
Clavándose en los cuerpos,
Que rezuman sueños de utopías.

Hay vida después de la muerte,
En almas abandonadas al azar,
Buscando la piedra de Vélez,
Haciendo camino al caminar,
Sin nadie que les pinte flores,
Repitiendo mil veces ojalá.

Cansados, desolados, mudos,
Escondidos de la realidad,
Reutilizando escombros,
Difuminando las fronteras,
Jugando a ser niños,
Y niños jugando a las guerras.

Lunas elaborando cuentos,
Meciendo cunas de enea,
Sin los oasis de los vaqueros,
Sin el olivo de la paloma,
Sin “Imagine” de Lennon,
Sin carteles en sentadas.

Vallas de alambre y metal,
Produciendo esclavos,
Convirtiendo personas en despojos,
Escupiendo sobre orillas,
Mafiosos, altos cargos, corruptos,
Fotógrafos presos del consumo.

Abatidos en tierra santa,
Estorbos en tierras de ricos,
Mala hierba entre ratas,
Parados ante rascacielos,
Confiando en la vida,
Ahogados por el miedo.

Poesías describiendo su mundo,
Poetas diciendo comprenderlos,
Ensalzando su lucha en tabernas,
Bebiendo el ron de Cuba,
Ciegos, ignorantes, presos,
En Cuba también están muriendo.

Nací con la guerra del Kosovo,
Sabiendo que un refugiado,
Está en cualquier sitio del mundo,
Manteniéndose en pie,
En un mundo que está en ruinas,
Por culpa de países desarrollados.

Y un soplo de luz vuela,
Recorre la noche en Madrid,
Hay voces gritando justicia,
Pidiendo besos de carmín.
Que cambien las balas,
Que siempre sea justa la ley.

Que no haya tiros en Medellín.
Ni bombas sobre Alepo,
Que ayuden a las favelas en Brasil,
Y no existan muros en México.

 

ALBA PÉREZ FUENTES