HORIZONTE

Horizonte:  espejismos  y  espejos  rotos  sobre  la  luz  aural  del  alba.

Atravesando  las  brillantes  y  cálidas  dunas  del  desierto,  mis  pies  iban hundiéndose  en  la  arena,  mientras  mi  piel  se  doraba  al  fundirse  con  los  rayos  del  sol.  No  he  parado  de  andar  desde  que  tengo  consciencia;  necesito  llegar  allí  y  verlo.  “Necesito verlo, tiene que ser la solución”.  La  sevicia  del  desierto  sólo  acrecentaba  mis  ganas  de  abandonar,  aunque  parar,  supusiera  la  muerte.  De  repente,  tropiezo  y  caigo  hundiéndome  para  siempre  entre  la  arena  de  fuego  de  la  duna.

Me  desperté  sobresaltado  de  nuevo. Otra  vez  ese  estúpido  sueñoEsa  pesadilla  había  estado  repitiéndose  alternativamente  entre  otros  sueños  desde  los  5  años.

Mis  padres  nunca  le  habían  dado  importancia.  Cuando  intentaba  compartirlo  con  ellos,  sólo obtenía  quejas  y  prisa.  Estaban  demasiado  ocupados  con  sus  trabajosas  tareas  de  funcionarios;  no  les  interesaba  nada  que  fuera  ajeno  a  ello.  Además,  apenas  estaban  en casa  o  disponibles  para  poder  profundizar  en  cualquier  cosa  que  pudiera  estrechar  los  lazos  familiares.  En  casa  vivía  con  nosotros  una  mujerona  tosca  y  borde,  de  ojos  graves  y  mirada  triste.  El peso  de  su  vida  lo  descargaba   ocupándose  de  aquello  cuanto  nadie  podía:  de  mí.

Maldito  el  día  en  que  se  fue  de  casa.  Odiaba  a  esa  mujer,  pero  era  la  única  que  cuidaba  de  mí.  Olga  era  una  mujer  rendida  ante  la  vida;  pero,  a  pesar  de  todo,  resiliente.  Me  enseñó  a  ser  fuerte  y  a  curtirme;  yo  había  nacido  para  vencer.

La  soledad  y  la  crisis  que  sufrí  hasta  los  12  años,  pasó  a  dejar  de  tener  importancia.  Todo  me  era  indiferente,  sobre  todo,  cuando  murió  Olga.  Fue  el  último  momento  en  que  me  descompuse  entre  impotencia  y  lágrimas,  entre  quejas  y  llantos  estúpidos  por  los  que  ella  me  habría  dado  una  paliza. “Deja  de  llorar.  Tú  no  eres  un  rendido  como  yo,  sal  adelante.  Es  estúpido  llorar  por  nada  o  por  nadie;  sobre  todo  cuando  a  nadie  le  importas.  Lucha  por  ti  y  sobrevive.  Sé  duro,  eres  un  vencedor”.  Esas  palabras  resonaban  en  mi  cabeza  y  la  fuerza  contenida  tras  esa  rabia  acumulada,  estalló  contra  un  árbol  que  se  situaba  muy  cerca  de  la  lápida.  Mis  manos  comenzaron a  sangrar.  Me  sentí  culpable  y  responsable  de  su  muerte.  La única  persona  que  intentó  cuidar  de  mí  y  no  pude luchar  contra  la  consumación  hastiada  de  su  existencia.  Te  he  fallado,  no  soy  tan  duro  como creíste.

Me  llevó  un  tiempo  superar  de  nuevo  esa  soledad  tan  concurrida.  La  muerte  era  enemiga  y  en  cierta  forma,  aliada;  acabó  con  la  vida  de  mi  madre  cuando cumplí  los  17.  Me  sentí  en  cierto  modo  reconfortado  porque  creía  que  mi  madre  se  merecía  morir.  Esa  mujer  sólo  vivía  para  sí  misma;  nunca  se  había  ocupado  de  nada  que  no  implicara  alimentar  su  ego  a  partir  de  su  estúpida  fama  laboral.  La  muerte  súbita  acabó  con  ella.  A  mi  padre,  pronto  se  le  pasó  el  luto  y  la  tristeza  por  la  pérdida,  a  la  que  tampoco  había  otorgado  más  de  la  importancia  necesaria  o  al  menos,  eso  parecía.  Él  estaba  muy  ocupado  con  sus  asuntos  empresariales  y  con  el  éxito  de  ésta  tras  una  negociación  importante.  Se  volvió  a  casar  con  una  de  sus  compañeras  de  trabajo.  Yo  me  dedicaba  a  fumar  y  “pillar”  con  mis  amigos  en  un  descampado  cerca  de  casa,  donde  hacíamos  “peleas  de  gallos”  rapeando.  Era  mi  única  forma  de  canalizar  toda  mi  rabia  y  frustraciones  hasta  que  conocí  a  Tom.

Tom  era  un  chaval  de  mi instituto.  Un  perdedor  pacífico,  de  ojos  oscuros  y  un  pelo negro  grueso  que  marcaba  con  dureza  sus  facciones;  pese  a  todo,  tenía  un  aspecto  algo  femenino  por  la  longitud  de  sus  pestañas  y  sus  labios  finos  y  rosados.  Siempre  estaba  aislado.  No  hablaba  mucho  con  nadie  y  evitaba  cualquier  situación  que  pudiera  darle  un  mínimo  protagonismo.  Hubo  un  día  en  que  me  dirigí  hacia  él  por  mera  curiosidad.  Me  miró,  se  giró  y  se  dispuso  a  levantarse  para  marcharse  cuando,  enfadado  y  ofendido  por  el  gesto,  lo  agarré  de la  mochila;  todos  cuanto  nos  rodeaban,  se  quedaron  fijamente  observando  la  escena  en  silencio.  Él  no  era  nadie  para  ignorarme  de  tal  forma.  Tom  empezó  a  sudar  y  a  ponerse  cada  vez  más  nervioso.  De  mí  únicamente  salió  golpearle  y  burlarme  de  algo  tan  superficial  como  lo  era  su  camiseta  o  tacharle  de  endeble.  Todos,  ante  mis  comentarios  superfluos,  comenzaron  a  reírse  y  a  participar  en  la  broma.  Tom  se  deshizo  de  mis  brazos  y  abandonó  a  toda  prisa  la  clase.

Tras  marcharse,  los demás  procedieron  a  apoyar  y  exaltar  mi  inexistente  ingenio  y  a alabarme  por  esa  patética  escena.  Lo  peor  fue  que  ésto,  me  hizo  experimentar  algo  de  reconocimiento  que  a  su  vez  me  ayudaba  a  atisbar  algo  de  luz  en  mi  oscuridad.  Al  principio,  estas  escenas  con  Tom  eran  de  lo  más  absurdas  e  incluso  me  divertía;  se  basaban  en  esconderle  la  ropa  en  el baño  de  las  chicas  después  de  educación  física  para  que  tuviera  que  ir  a  recuperarla  semidesnudo, le  pegaba  notitas  en  la  espalda  criticando  su  condición  de  homosexual,  le  robaba cosas  de  su  taquilla,  etc.  Lo  humillaba  y  agredía  siempre  en  público.  No  me  gustaba estar  a  solas  con  nadie,  necesitaba  esa  reafirmación  social  para  evitar  sentirme  debilitado  por  la  conciencia.

Tom   se  limitaba  a  soportar  todo  cuanto  le  hacía.  Parecía  que  había  nacido  con  la condición  de  víctima,  de  débil;  limitándose  a  aceptarlo  todo,  como  si  fuese  un  castigo  que  él  se  merecía  porque  no  era  nadie.  Nunca  se  quejó.  Se  atisbaba  un chico  solitario,  otro  rendido  ante  la  vida  y  subordinado  a  los  más  fuertes;  entre  los  cuales  estaba  yo.  Me  sentía  más  reconocido  por  los  demás  y  algo  más  integrado;  pero  todo  formaba  parte  de  una  ilusión  equivocada  por  una  vaga  necesidad  de  aceptación  y  atención;  necesitaba  sentir  que  existía,  que  se  me  percibía  como  a  otro  más.  Me  volví  más  bruto  e  intolerante,  radicalizando  y  exagerando   el   comportamiento  para  una  clara  diferenciación;  aspectos  que  se  acrecentaban  con  crueldad  porque  todo  parecía  radicar  en  la  “ley  del  más fuerte”  o  en  eso  de  que  hay  que  ser  depredador  antes  que  presa.   Vivía  en  una  “zoociedad” alimentada  por  un  neoliberalismo  capitalista  creador  y  manipulador  de  un  “homo eligens”  caracterizado  por  la  deshumanización  y  desvirtuamiento  de  la  supuesta  humanidad  del  “sapiens”.  Aún  así,  me  quería  creer  invencible.  Mi  conducta  empeoró  al  centrarse  en  demostrar  que  nadie  podía  conmigo.  El  secreto  radicaba  en  el  miedo.  Pero  ésto  sólo  llevó  al  rechazo  e  indiferencia.  Nadie  me  respetaba,  sólo  sabían  huir.  Empecé  a  experimentar  de  nuevo  ese  vértigo  provocado  por  la  soledad  y  alienación.  Mis  gamberradas  por  llamar  la  atención  llegaron  demasiado  lejos;  estuve  a  punto  de  incendiar   el  despacho  del  director  con  la  manipulación  de  sustancias  inflamables  del  aula  de química.  Buscaba  la  expulsión  y  me  fue  fácil  obtenerla  porque  no  sabían  cómo  abordarme;  para  mi  padre  sólo  existía  su  nueva  mujer  y  su  empresa;  y  mi  tiempo  sólo  parecía  existir  para  desvanecerse  entre  el  humo,  el  rap  callejero,  insultos,  peleas  y  en  Tom.

Tom  seguía  soportando  mis  ataques  cuando  volvía  de  vez  en  cuando  al  instituto.  Hubo  un  tiempo  en  que  fue  él  el  que  desapareció,  hasta  que  un  día,  vi  que  me  esperaba  en  la  salida  del  instituto,  cercana  al  baño  de  los  profesores.  Parecía  cansado.  Cansado  de  sentirse  inútil  y  con  esa  condición  de  víctima  merecedora  de  su  castigo.  Se  acercó  a  mí.  No  había  nadie.  Eran  las  15:30  de  la  tarde.  Permanecí  expectante.

Tom  se  paró  a  una  distancia  prudencial.  Me  miró  fijamente;  sus  ojos  vidriosos  y  llenos  de  un  fulgor  estremecedor,  se  tornaron  y  anegaron  en  llanto  y  melancolía,  en  temblor  y  miedo.  Con  afectación  decidida,  se  señaló  la  parte  derecha  de  la cara  como  invitándome  a  saciar  mi  rabia  interior  contra  sí.  Lo  compadecía.

Le  golpeé  justo  donde  se  había  señalado  y  reiteré  la  acción  tres  veces  más,  repartiendo  los  golpes,  secos,  por  la  nariz  y  la  otra  mejilla.  El  mártir  comenzó  a  echar  sangre  por  la  boca  y  a  escupir  desesperanza.  Todo  permanecía  en  pleno  silencio,  quedando  los  retazos  de  los  golpes  y  el  crujir  de  la  madera  antigua  de  las  puertas  y  armarios  que,  desgastados  por  el  tiempo,  eran  testigos  del  fracaso  humano  y  de  lo  absurdo  que  era  el  fratricidio.  Tenía  un  aspecto  de  vencido  pese  a  su  inicial  convicción  ante  la  resignación  de  su  condición  de  derrotado   por  la  ansiedad  y  vitalismo,  por  los  golpes  de  la  ruda  torpeza  de  la  cobardía.  Eran  las  15:40.  Se  incorporó  y  nos  quedamos  mirándonos  fijamente.  El  silencio  tomó  forma.  El  silencio  nos  recubrió  con  la  sorda  resonancia  de  mil  palabras  que  se  agolpaban  torpemente  en  nuestra  cabeza.  Emprendimos  un  diálogo  a  través  de  la  mirada.  Comenzamos  a  temblar;  los  miedos  e  inseguridades  afloraron  y  fueron  tejiéndose  entre  las  grietas  de  dos  personas  rotas,  que  eran  cómplices  y  víctimas  del  miedo.  Tom  me  lo  dijo  todo  sin  pronunciar  palabra.  Eran  un  pobre  desgraciado  e  inseguro,  aislado,  endeble  y  perdido  en  sí  mismo.  Se  sentía  inútil  e  hijo  de  la  compasión  y  del  sufrimiento.  Sólo  sabía  llorar,  a  lágrima  viva,  en  un  “exilio  interior”,  desde  su  propia  cárcel.  Un llanto  seco  porque  era  incapaz  de  afrontarse,  de  ver  una  ínfima  luz  entre  las  sombras.  La  abulia  lo  consumía.  La  rabia,  la  frustración  y  la  propia  incomprensión,  no  lo  hacían  más  diferente  respecto  a  mí  mismo.

Me  sentía  desnudo  y  vulnerable.  Nunca  me  había  sentido  más  identificado  o  tan  cerca  de  alguien.  De  repente,  las  lágrimas  brotaron  de  mis  ojos  y  lo  lloré  todo.  Lloré  los  días,  las  peleas,  el  rap,  los  estudios,  el  inconformismo,  la  soledad,  el  abandono,  a  mi  madre,  lloré  a  Olga.  Me  dejé  caer  de  rodillas,  deshecho,  y  me deshice  en  espasmos  y  gritos.  La  eternidad  del  silencio  se  vio  pausada  y  su  característica  fragilidad  se  cristalizó  resolviéndose  en  quejas  y  gemidos.  Cuando   me  quise  dar  cuenta,  Tom  ya  no  estaba;  me  había  dejado  abandonado  en  el desmoronamiento  de  mi  mundo  interior,  totalmente  indefenso.  Decidí  volver  a casa,  tenía  que  descansar.

Como  de  costumbre,  no  había  nadie  allí.  Cogí  un  cigarrillo  de  la  caja  que  mi  padre  guardaba  entre  su  ropa  para  que  su  nueva  mujer  no  lo  advirtiera,  ya  que  lo  consideraba  vulgar  por  mera  superflua  estética.  Se  me  hizo  difícil  encontrar  un  mechero.  Me  puse  a buscar  entre  los  cajones  de  la  cocina,  encima  de  las  estanterías  y  en  el  cuarto  de  baño,  cuando  me  vi  de  refilón  como  unos  cardenales  por  toda  la  cara,  a  los  que  no  les  di  importancia;  pensé  que  serían  del  otro  día,  cuando  me  peleé  en  un  descampado  con  un chaval,  donde  nos  jugábamos,  sin  pretenderlo,  nuestra  aceptación  y  dignidad,  que  se  perdían  entre  la  cárcel  del  éxito  y  del  altivo  orgullo.  Me  tumbé  en  la  cama  sin  obtener  resultados  en  la  búsqueda  de  un  mechero (en  la  que  pronto  me  di  por  vencido)  y  me  sumí  en  un  profundo  sueño.  Se  abría  ante  mí,  un  gran  manantial  de  agua  cristalina  donde  se  reflejaban  los  rayos  purpúreos  y  violáceos,  que  traducían  el  idioma  del  sol,  del  silencio  de  su  tregua  y  pacto  con  la  noche.  Había  una  pequeña  y  suave  brisa  que  acariciaba  mi  pelo  negro  y  arrastraba  consigo  un  sinfín  de  aromas.  La  sed  me  recordó  mi  condición  de  mortal  alentándome  a  acercarme  al  manantial  que  emergía  en  mitad  del  devastado  desierto.  La  boca  profería  un  sabor  metálico,  como  a  sangre,  y  la  desesperación  se  apoderaba  de la voluntad  de  la  piel,  que  empezaba  a  resquebrajarse  y  pudrirse,  deshaciéndose  en  tiras y  en  polvo.  Corrí  hacia  el  manantial  como  podía, antes  de  que  me  convirtiera  en  polvo  desértico,  pero  en  el  esfuerzo  por  alcanzarlo,  la  distancia  que  nos  separaba  se  iba  incrementando  hasta  que  me  tropecé  con   el  cansancio.

La  arena  cálida  junto  a  la  noche,  me  enterraron  en  manos  del  decaimiento.

Me  desperté  sobresaltado  y  de  mi  boca  escupí  sangre.  Parecía  tener  una  muela  rota.  Mi  padre  acababa  de  volver  y  decidí   hacerme  el  dormido  para  facilitarle  la  despreocupación  y  quitarle  la  necesidad  de  afrontar  la  vida  de  un  chico  que  estaba  siendo  destrozada  por  el  abandono.

Las  veces  que  volví  al  instituto,  únicamente  vi  a  Tom  en  algunos  recreos  y  clases.  No  me  atrevía  a  mirarle  sin  que  por  dentro,  me  devorasen  las  ganas  de  abrazarlo  y  de  protegernos  para  siempre,  como  hermanos  y  aliados  de  la  mala  suerte.

Seguía  sin  comprender  el  significado  de  esa  eterna  búsqueda  onírica  de  algo  que,  supuestamente  iba  a  salvarme  la  vida  en  mitad  de  ese  inhóspito  paisaje  desértico.  Intenté  documentarme,  en  secreto,  para  que  nadie  me  viera  husmeando  en  la  biblioteca  y  atentaran  contra  mi  imagen  de  bruto,  al  que  es  mejor  no  acercarse.  No  encontré  nada  que  pudiera  darme  una  respuesta  clara,  pero  me  llamó  la  atención  un  póster  que  estaba  colgado,  medio  roto,  en  la  pared  cercana  a  la  puerta: “Nosce  te  ipsum”  y  debajo  la  traducción:  “Conócete  a  ti  mismo”.  Me  pareció  al  principio  algo  obvio  eso  de  que  uno  tuviera  que  conocerse  cuando  supuestamente  el  conocimiento  que  se  pueda  tener  de  uno  mismo,  parece  ya  dado  sin  el  esfuerzo  de  ponerse  a  buscar;  pero  me  estigmatizó  el  día  y  la  vida.  Algo  me  decía  que  la  respuesta  sobre  mis  sueños  podría  estar  dentro  de  mí.  Me  resultaba  muy  difícil  intentar  averiguar  este  tipo  de  cosas,  sobre  todo,  cuando  la  percepción  de  mí  mismo,  se  sustentaba  en  el  autoengaño.

Volví  a  casa  ese  día  sobre  las  20:00  y  cuando  entré,  escuché  a  mi  padre  llorar.  Él  estaba  solo  y  parecía  que  seguía  creyéndolo.  Comenzó  un  soliloquio  empañado  por  la  humedad  de  ese  llanto  frágil  en  un   intento  de  cauterizar  las  heridas  que  marcaron  los  errores.  En  ese  momento,  lo  sentía  cercano;  empecé  a  comprender  y  a  hacer  memoria.  No  era  la  primera  vez  que  él  lloraba  así,  como  compadeciéndose.  También  se  sentía  solo.  Sentí  la  necesidad  de  perdonarle  el  abandono,  la  despreocupación,   la  carencia  de  un  mínimo  cariño;  la  indiferencia.  Él  necesitaba  que  lo  perdonaran,  porque  él  nunca  redimió  el  sentimiento  de  culpa  por  la  muerte  de  mi  madre, nunca  se  perdonó  no  haber  sido  un   buen  ejemplo  a  seguir,  no  haber  adoptado  su  postura  como  padre;  por  no  saber  estar.  Se  sentía  incapaz  de  llevar  tanta  responsabilidad.  Únicamente  se  refugiaba  en  su  trabajo  para  compensar  la  autocrítica  y  la  baja  autoestima.  Se  casó  de   nuevo  para  tener  algo  a  lo  que  aferrarse,  para  no  estar  a  solas  conmigo  y  sentirse  más  culpable  de  mis  fracasos  o  frustraciones.  Éramos  unos  exiliados  de  la  fraternidad  y  empatía;  éramos  hijos  del  rencor.  Yo  estaba  actuando  con  Tom  tal  y  como  me  trataron  mis  padres  a  mí;  lo  maltrataba  porque  lo  odiaba  todo,  por  el  abandono,  por  la vulnerabilidad,  por  la  frustración,  por  el  miedo  a  ser  débil;  “tú  eres  un  vencedor”;  las  palabras  de  Olga  se  me  atragantaban  y  condenaban  a  un  asqueroso  pragmatismo  americano,  una  ilusión  del  reconocimiento  y  de  la  felicidad  que  yo  creí   reales.  Tenía  que  perdonarlo,  que  perdonarme.  Me  acerqué  a  él  y  simplemente  lo  abracé.  Hacía  muchísimo  tiempo  que  no  hablaba  con  él  siquiera.  Mi  gesto  lo  entendió,  me  devolvió  el  abrazo  con  más  fuerza  y  empezó  a  llorar  la  culpa.  Lloramos  juntos  hasta  ser  derrotados  por  el  sueño.

Una  cúpula  de  estrellas  surgió  de  repente  sobre  mí.  En  el  desierto  había  aparecido  algo  de  vegetación.  No  hacía  tanto  frío.  Me  dejé  llevar  por  la  brisa  templada  como  mi  vaho  y  por  estrellas  fugaces  de  colores.  Era  la  primera  vez  que  me  gustaba  estar  en  ese  lugar  que,  aunque  salvaje,  era  apacible.  No  duró  mucho  esa  sensación.  El  nivel  homeostático  me  exigía  equilibrio;  la  sed  volvió  a  embargarme.  Miré  a  mi  alrededor  en  busca  de  algo  con  lo  que  calmarla  y  de  repente  surgió  un  terremoto  que  me  precipitó  rodando  por  una  gran  duna  hasta  caer  a  la  orilla  del  manantial.  Cuando  me  pude  incorporar,  intenté  acercarme  para  calmar  la  sed.  A  pesar  de  la  corta  distancia  a  la  que  estaba  del  agua,  podía  intuir  mi  reflejo  en  el  agua  hasta  que  la  alarma  me  devolvió  a  la  realidad.  Mi  padre  me  había  dejado  preparado  el  desayuno  junto  a  una  nota  en  la  que  ponía: “Gracias  por  salvarme  hijo,  gracias  por  perdonarme.  Ten  un  buen  día.  Te  quiere,  tu  padre”.  Era  la  primera  vez  que,  desde  hacía  mucho  tiempo,  no  escuchaba  nada  así.  Satisfecho  conmigo  mismo,  me  fui  al  instituto.

Todo  parecía  estar  equilibrándose.  Poco  a  poco,  fui  adaptándome  al  temario  y  a  realizar  más  actividades  con  mi  padre.  Aún  así,  seguía  teniendo  precaución con  la  gente  de  mi  instituto;  prefería  pasar  desapercibido.  No  quería  ser  el  blanco  de  chavales  crueles  y  desgraciados,  como  lo  había  sido  yo.

Un día,  hacia  las  11:30,  tras  salir  de  una  clase  de  historia,  vi  a  un  montón  de gente  que  se  disponía  alrededor  de  algo.  No  me  solían  interesar  este  tipo  de  cosas,  pero  aún  así,  me  acerqué.  En   mitad  de  la  muchedumbre  estaba  Tom.  Un  chaval  lo  acusaba  de  haber  tirado  algo  que  había  manchado  la  camiseta  y  el  pantalón  de  un  matón  que  se  encontraba  buscando  cualquier  excusa  para  desahogarse.  Éste  se  puso  a  gritar  y  humillar  amenazante  a  Tom,  que  se  defendía  diciendo  que  no  había  sido  él  y  que  lo  dejara  en  paz.  El  acosador  empezó  a  burlarse  de  él  y  todos  los  que  estaban  observando  con  despreocupación  y  cinismo  la  escena,  comenzaron  a  reír.  Tom,  ante  esa  situación,  empujó  al  matón  contra  una  taquilla.  La  risa  cesó.  Todos  contuvieron  la  respiración  en  un  silencio  ahogado.  El  chaval,  confuso  por  el  ataque  de  Tom,  lo  levantó  del  suelo  y  lo  estrelló  contra  la  fuente  que  había  justo  detrás del  sitio  donde  todo  sucedía. Todas  las  pertenencias  de  Tom  quedaron esparcidas  por  el  suelo. Inconscientemente,  me  abrí  paso  entre  el  gentío  y  me  puse  enfrente  del  agresor.  Las  respiraciones  nerviosas  sembraron  una  atmósfera  de  ansiedad  y  miedo.  Nos  quedamos  mirándonos  fijamente. Sólo  estábamos  él  y  yo,  como  atemporales,  en  una  lucha  silenciosa.  Le  dije  que  se  largara  y  que  no volviera  a  acercarse  a Tom.  Entre  agresores  nos  entendemos.  El  chaval  golpeó  con  un  golpe  seco  y  estridente  la  taquilla  y  se  marchó.  La  gente,  en  shock,  cuando  fueron  conscientes  de  que  la  vida  seguía  y  que  sólo  tenían  quince  minutos  para  descansar,  fueron  abandonando  el  sitio.  Cuando  fui  consciente  de  todo  cuanto  había  ocurrido,  vi  que  eran  mis  libros  los  que  estaban  esparcidos  por  el  suelo.  Tom  se  había  vuelto  a  marchar.  Recogí  mis  cosas  y  decidí  salir  a  despejarme  a  un  parque.  No  terminaba  de  entender  muy  bien  lo  que  había  sucedido,  pero  sabía  que  Tom  me  lo  agradecía.  Me  tumbé  bajo  la  sombra  de  un  gran  sauce  y  vislumbré  a  Tom  de  lejos.  Me  miró  desde  lo  lejos  con  unos  ojos  de  expresiva  gratitud  y  complicidad.  Con  una  sonrisa  nerviosa  se  despidió  de  mí.

Me  sentía  aliviado. Por  fin  empezaba  a  sentirme  bien  conmigo  mismo  y,  observando  el  vuelo  de  pajarillos  sobre  mi  cabeza, comencé  a  imaginar  mi  futuro:  un  trabajo,  una  mujer,  hijos  quizás…un dulce  sueño  bajo  la  soporífera  temperatura  primaveral  me  llevaron  a  evadirme  otra  vez  a  mi  desierto,  que  esta  vez  parecía  ser  otro  paisaje  todavía  más  distinto  de  los  demás;  había  aves,  vegetación,  todo  tipo  de  flores,  muchas especies  diferentes  de  animales..todo  tipo  de paisajes  y  aromas  imposibles.  Esta  vez,  me  sentía  con  el  control  de  todo cuanto  ocurría  en  mi  propio  sueño.  Logré  encontrar  el  tan inalcanzable  manantial  de  agua  cristalina,  que  surgía  de  entre  un  grupo  de  árboles  tropicales.  Me  acerqué  hasta  poder  rozar  el  agua  con  las  manos;  era  agua límpida  y  fría  que  parecía  sanar y  purificar.  Me  asomé  y  de  repente  enmudecí.  Vi  el  reflejo  de  Tom en  el  agua  y  entonces  lo  comprendí  todo.  Me  era  visible  una  imagen  que  no quería  afrontar.  Rechazaba  esa  realidad.  Tom  era  yo.  Éramos  enemigos  y cómplices,  mártires  y  víctimas  del  mismo  verdugo.  Yo  era  mi  peor  enemigo.  Sólo  sabía  actuar  y  vivir  desde  el  plano  del  miedo,  desde  una  extrospección  selectiva,  una  coraza  que  me  protegía  de  todo  cuanto odiaba  de  mí  mismo,  o  no  quería  aceptar. La  soledad  se  deshizo  en  mil  pétalos  marchitos,  se  cristalizaron  las  lágrimas  ahogadas  y cobraron  sentido  los  silencios,  los  cardenales,  la  sangre,  las  palizas,  Tom.  Quedó  ese  tallo  con  espinas,  el dolor  de  ese  rechazo  y  la  autocrítica  que  con  gravedad  me  habían  dado  de  sí  el corazón  y  todo  aquello  que  era  incapaz  de  apreciar  o  amar.  Necesitaba  a  Tom,  me  necesitaba.  Al  fin   pude  alcanzar  el  manantial  y  reconocerme.  Abandonar  esa  lucha  interna  que  me consumía  y  poder  vivir  con  mi  identidad,  aceptando  todo  cuanto  me  conforma.  Al  fin  se  abría  un futuro  para  mí,  Tom  Harvey.