IRIS

Oh, Iris, dime:

¿Puedo ser uno más?

Tú, bella, dime:

¿Puedo ser alguien más?

 

Si forma de escapar hubiera

no me hallaría en tal dilema,

que hoy va en contra de mi lema:

“Vivo como si no existiera,

Vivo como si no temiera”.

Visto mi tez en color crema,

mi piel clara como la yema,

Visto los días como Dios quiera.

 

Te digo esto, si te soy franco:

“Somos libres cual espiga;

Somos libres cual lavanco”.

 

Innové mi ser,

Devolví mi alma ígnea

Logré una más cándida,

Hice lo que quería hacer…

 

Vivía en una pesadilla

De alaridos y mofas

No…

No quería más mi vida

Hasta que llegó él…

 

Nos aferramos de la mano…

Éramos felices,

La gente ya no miraba

Porque tú me devolviste

Mi casa…

La casa de mi corazón.

 

Somos cielo frente tierra.

Somos personas usuales.

Somos Iris frente al arco.

¿Qué tenemos de especiales?

 

Mensajera de nuestra bandera:

¡Vuela con nuestros principios!

Todos tenemos un derecho

¡Cada uno elige su destino!

 

Aún te sigo siendo franco:

“Somos libres cual espiga;

Somos libres cual lavanco”.

 

Juan Enrique Valdivia Jiménez