El libro de los héroes sin nombre

Soy quien  anota con tinta sin color en libros invisibles

 las proezas que convierten a simples mortales

en héroes y heroínas sin nombre

sin monumentos, ni premios, ni coronas de laureles.

 Inscribo a un niño  que perdió sus ojos

– “Papá: ya nunca podré leer”- decía el pequeño-

y el padre, pobre y desolado, sollozaba.

Mas su entusiasmo encontró un modo

de enseñar a leer a sus manos

 haciendo  posible que otros atraparan

el alma de las palabras con las yemas de sus dedos.

Alisto al joven que soñaba con un piano,

y a la adolescente enemiga del blanco de los lienzos.

Más ¡ay! el cruel destino tenía otros planes

dejando a ambos sin brazos.

Las lágrimas cayeron en sus zapatos

y descubrieron  que dentro de ellos,  también tenían diez dedos.

¡Justamente lo que necesitaban!

Aprendieron a tocar y a pintar con sus pies.

Nunca más lloraron.

Porque  entre  morir de pena y ser felices,

habían escogido el camino adecuado.

 Apunto el nombre ignorado de millones de mujeres

humilladas a lo largo de siglos por no ser hombres.

Mujeres botines de guerra, violadas, asesinadas,

niñas mutiladas en nombre de creencias

mano de obra barata, eslavas de tiranos.

luchando día a día sin una queja.

susurrando  una nana para dormir a sus hijos.

Cantando,  mientras una lagrima silenciosa se escapa.

 Dejo constancia en mis tomos

de los que regalaron su tiempo y a veces sus vidas

defendiendo los derechos de  otros.

Benditos aquellos que iniciaron el viaje.

que abrió los senderos para que otros pudieran dejar sus huellas.

Mis libros tienen miles de páginas,

que dejan constancia donde puede llevar el corazón

cuando el alma se aleja de la tragedia y toma las riendas la Esperanza,

borrando del futuro la palabra: “IMPOSIBLE”

¿Qué quién soy? No importa.

Podéis llamarme Hada de las gestas sin nombre

Ángel de los  Ignorados,  Voz  de las Palabras Perdidas

Memoria  que no olvida  las hazañas

Conciencia Colectiva

o  simplemente… Amor.

Existo por  la esencia de todos vosotros,

anónimo  por tanto, como cada flor que perfuma el aire.

Soy vuestro reflejo,

al igual que el mar es el alma de la lluvia

y su espejo de agua

Un hermoso espejo donde ver la grandeza del ser humano, un bello canto a la esperanza, el mejor regalo para Manantial…muchas gracias querida amiga Carmen  por este poema-ofrenda.