SEMILLAS DE SOLIDARIDAD

Eleanor Roosevelt en su discurso pronunciado en 1958 con ocasión del décimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, nos invita a la siguiente reflexión:En definitiva ¿dónde empiezan los derechos humanos universales? Pues en pequeños lugares, cerca de nosotros; en lugares tan próximos y tan pequeños que no aparecen en los mapas. Pero esos son los lugares que conforman el mundo del individuo: el barrio en que vive; la escuela o la universidad en que estudia; la fábrica, el campo o la oficina en que trabaja. Esos son los lugares en los que cada hombre, mujer y niño busca ser igual ante la ley, en las oportunidades, en la dignidad sin discriminación. Si esos derechos no significan nada en esos lugares tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción decidida de los ciudadanos para defender esos derechos a su alrededor, no se harán progresos en el resto del mundo”.

La Asociación Manantial se une, en este 10 de diciembre, a todas las acciones que hacen posible que los Derechos Humanos germinen, broten y que el viento de la justicia, la igualdad y la fraternidad lleven semillas de Solidaridad para que todos los seres humanos seamos capaces dar los frutos necesarios que nos permitan crecer como personas al amparo de nuestros semejantes.