PALOMAS DESPERTADAS

Despertar no es

un mudo silencio

ni una ilusión endeble,

no es que la igualdad se pliegue a la costumbre

o que la esperanza se suspende.

Ni que la herida duela por dos

o que te rompas para siempre,

ni que te ahueques poco a poco

mientras la soledad te estremece.

Despertar

es,

crear valores suficientes

o que el sentimiento invente,

es un eco solidario

que rebasa y se concede,

es donar una sonrisa

cuando un temblor te enrede,

es entrar en un sueño ya en marcha

o condensar la esperanza,

es ser paloma despertada

o agua vivificada.

Es un latido fraternal,

semilla,

germen.

Es sentir la libertad,

la libertad

siempre respirando.

O ser brasa,

por si sintieras, tú también de pronto el frío.

Es tener las manos

Abiertas… Abiertas… Abiertas.

Os invitamos a leer este hermoso poema de Mª Paz en cuyos versos se “condensa la esperanza”.