Entrega el Diploma Irene Villacorta  Sampedro, Secretaria  de la Asociación Manantial.

MI NOMBRE

Me llamaban Amor:

Cuando susurraba palabras elegantes,

Cuando dirigí miradas dulces,

En abrazos alentadores,

Tiernos besos de fuego.

 

Me llamaban Libertad:

Cuando dejé volar,

Quebré jaulas,

Decidía por mí misma,

Ahuyentando pesares

Y pesadillas dispares

Nublando los ecos del miedo.

 

Me llamaban Igualdad:

Cuando de colores no entendía,

Quedé ciega

Ante todo el infinito,

Sólo sonreía.

 

Me llamaban Dignidad:

Cuando me levanté sin pies,

Cuando luché con el valor

De mil bestias,

Buscando el viento

A mi favor.

 

Ahora me llaman Paz:

Antepongo mi honestidad

Ante la muerte,

Dirijo alegre

Entre mis lazos

La sabiduría de mi nombre

Con justicia por bandera.

Vendaje ciego.

 

No miro razas ni colores,

Ignoro los arcoíris físicos

Adorando sólo los interiores.

 

¿Qué importa cómo me llamen?

 

La valentía de soñar,

Resucitarme en sueños,

¡allá es de donde vengo!

Hacen que atraviese

Murallas sin esfuerzo.

 

Paz:

Me desean desde el vientre,

Con el último beso,

Con la primera sonrisa,

Con el último aliento.

 

Existo,

Sólo porque me alimento

De tus actos,

De tu pensamiento.