Entrega el Diploma Ana Rojas, Coordinadora de la ONG Manos Unidas en Linares

LA VOZ DE TUS OJOS.

 Hay días en que un nuevo Sol

ilumina una esperanza,

hay siempre algún mañana

en que tus labios,

que ocultan una voz

y un alma dentro,

muestran la sonrisa

que nace con sigilo,

tendenciosa, casi arcana.

 

Hay días que es mejor

seguir despierto

y repetir la paz de su jornada

una y mil veces

hasta saciar tantos minutos,

devorados por tu gesto

de fruición evanescente,

instante al menos,

éxtasis en breve lapso,

una minúscula porción

de tiempo apelmazado,

solo un segundo

para una vida entera…;

pero la pena acecha

y el devenir más inmediato

corroe el presente,

como acostumbra y obra a diario.

 

Tuvimos voz para cambiarlo,

pudimos a la par, codo con codo,

hacer de ti cada alborada diferente,

fue nuestra oportunidad

que desaprovechamos,

en libertad naciste,

como emérito mortal fuiste creado,

no todos llegaron a entenderlo,

alguien desde el hombro te miró,

desdeñosa su mirada,

y nada hicimos…;

mas la voz de mil poetas

ensalzará en tu honor

palabras de alabanza

y versos de indulgencia,

estrofas de un fervor ilusionado

por cada amanecer y cada día

en que no supieron darse cuenta

de su afrenta,

porque nunca acostumbraron, ni siquiera,

a mirar entre su niebla corrompida

el dulce y sacro brillo de tus ojos.